Sucedáneos de Café


Los sucedáneos de café son productos no derivados del café, que se usan para imitar el sabor de éste. Normalmente no contienen cafeína y proceden de cereales tostados. La cebada, la malta y el centeno, tostados y molidos, son los ingredientes que componen el café de cereales, junto a la raíz también tostada y triturada de la achicoria, que le confiere un sabor amargo que recuerda al del café. Los sucedáneos de café son una forma de no consumir cafeína sin renunciar al color, sabor y aroma similar al del café. El café de cereales es por tanto un sucedáneo beneficioso y natural.

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Si continuas navegando por el sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Mas información.